Pero no se puede decir... Que la mayoría lo tuvo "negativo". De todos los sexenios habidos en México sin distinción de color y de partido, francamente ninguno hizo un buen papel, o sea que de todos no hay a cuál ir, porque todos dañaron a México de una u otra forma, pero a pesar de todo sigue de pie, y seguirá para siempre jamás, ahora con más razón que está en manos de un nuevo Gobierno, que lo sacará de la barranca, para elevarlo al lugar que se merece.