Pero no se puede decir... Que le cayó como tina de agua fría la detención a su abogado "defensor". Después de andar a salto de mata le echaron el guante al ex director de Pemex, quien se movía por Europa, pero fue detenido en un lujoso fraccionamiento en Málaga, España, donde deambulaba muy quitado de la pena, y ahora el licenciado Emilio Lozoya se defenderá con uñas y dientes, pero por lo pronto ya probó lo que es dormir en la cárcel, y ojalá que "desembuche" lo que sabe.