Pero no se puede decir... Que se salió con la "suya". Al implantar los "cacareados" aranceles en el hierro y aluminio, en contra de Canadá, la Unión Europea y México, les declaró abiertamente la guerra comercial, que tanto se temía, y que ya ha estallado, en contra de ellos, quienes ahora se preparan para arremeter y defenderse de Estados Unidos, afectando principalmente al consumidor final, y ni modo, no queda de otra que pagarle con la "misma" ¡moneda!