Pero no se puede decir... Que tenemos que tomarlas por los "cuernos". No queda de otra porque hay que seguir adelante venga lo que venga en el futuro, puesto que ha sido nuestra mala suerte a la que enfrentaremos ya que así nos ha tocado vivir, sobre todo con una economía endeble, que amenaza sin ningún crecimiento, y por consecuencia tampoco habrá inversiones, y para acabarla de amolar, continuará por otro lado la falta de empleos que azota de lleno y sin cuartel a la "clase" trabajadora.