Pero no se puede decir... Que el Año Nuevo es una esperanza en el "aire". Lo pasado, pasado es, y en eso quedó, y no se tiene para qué voltear atrás porque ya nos dejó marcados de por vida, entonces fijemos nuestra vista en el porvenir, esperanzados a que ese futuro sea bueno, reparador y mejor en todos los aspectos, porque si estamos todavía vivos, demos gracias al cielo aprovechando que tuvimos esa "suerte" durante el año pasado y entramos al nuevo caminando y confiando en que tendremos una nueva vida para "cuidarla" con Fe.