Pero no se puede decir... Que seguirá mientras quiera el "Papa". Al cumplir setenta y cinco años de edad, y de acuerdo al Derecho Canónico, deberá de presentar su renuncia al Santo Padre, la cual una vez tenida en sus manos, la revisará, la analizará y después le dirá cuándo se irá al "Chato Nor", -como le dicen sus allegados-, que además no partirá sólo, ya que lo irá acompañando una denuncia penal en su contra por "proteger" a ¡pederastas!.