Pero no se puede decir... Que para él la fricción entre policías y tránsitos son "pequeñeces". La diferencia entre ellos surgió cuando el retoño del jefe de Policía de Torreón y los "mordelones" le quisieron aplicar el alcoholímetro , y el joven se puso agresivo, por lo que fue sometido, y para pronto se comunicó con su papi para que lo defendiera, e ipso facto se presentó el Jefe y sus guaruras ordenando que los tránsitos fueran detenidos, dejando mal parado al "Ayuntamiento" torreonense.