Pero no se puede decir... Que por cualquier motivo se "deprecia". Cuando llevaba buen paso y parecía algo estable, de repente se volvió a depreciar, traspasando la barrera de los veintiún pesos, con lo que demuestra su fragilidad y parece que será para siempre jamás, y no habrá ahora ni nunca quién lo proteja y respalde, ya que su principal enemigo es la economía que no da una, ya que en lugar de avanzar o progresar va para atrás, y por más que se diga que crecerá, desfortunadamente eso "nunca" sucede.