Pero no se puede decir... Que con sus renuncias se "confirma". No cabe la menor duda que va rumbo al "despeñadero", pues hasta el día de hoy no hay quien lo salve, ya que de sus integrantes, al parecer ninguno tiene la altura y la capacidad para echarse ese trompo a la "uña", es más: ni los de la vieja guardia, menos los actuales tienen las "agallas" para sacarlo de la barranca donde se encuentra, o sea que para sobre vivir tendrá que escoger: se convierte en "satélite" o desaparece.