Pero jno se puede decir... Que su fuerza es "contundente". Su utilización adecuada, puede encumbrar o "derrumbar", y si los electores aprovechan al máximo el sufragio, está en sus manos elegir al candidato indicado o que se requiere para dirigir los destinos de una comuna, una entidad, o yendo todavía más allá, el de un país, y eso sólo se podrá lograr con el voto en la "mano", ya que de otra manera, el abstencionismo abrirá el paso para que todo siga con "más" de lo ¡mismo!.