Pero no se puede decir... Que al mismo tiempo nace la "Leyenda". Diego Armando Maradona tomó el camino sin retorno, y como a diario se levantó para ingerir sus medicinas volviendo a su lecho, y ya tranquilo se recostó cerrando los ojos  para no abrirlos más, pues su corazón se detuvo, al que no podían detener cuando jugando fútbol, tomaba el balón desde media cancha y nadie lo podía parar, ya que corría con una habilidad fuera de serie, y al ser un gambetero nato, llegaba a la portería anotando el ansiado gol, así era este "fenómeno" del balompié.