PERO NO SE PUEDE DECIR...Que la Iglesia no gana para "vergüenzas". Se
trata del influyente Cardenal Reinhard Marx, quien está señalado con
índice de fuego, al tener en su contra una cadena de abusos sexuales, que
coloca a la Institución por los suelos, y mientras no se ejecute un castigo
ejemplar en contra de esos delincuentes con "sotana", el delito de pedofilia
se seguirá cometiendo impunemente, ya que no se les aplica la Ley, sino por
el contrario se les protege, cambiándolos de lugar, y "sigan" delinquiendo.