Pero no se pued decir...Que también todo volvió a "subir". Esta vez, -sin excepción-, todo incrementó de precio, no habiendo dinero que alcance para cubrir lo más "necesario", y esto es consecuencia de la crisis por la que atraviesa el país, además por la insistencia del Estado de no amarrarse el cinturón y gastar más de lo que tiene, para seguir disfrutando de los recursos tal como si vivieran en un pueblo de primer ¡mundo!.