Pero no se puede decir... Que así se ve en el presente y en el "futuro". La inversión
privada, pública y extranjera, brillan por su ausencia, y eso pinta un panorama sombrío,
en el que no se ve por ningún lado la forma de evitarlo, y más que nada, no hay la menor
viabilidad por parte de la 4T de inyectar confianza, lo que preocupa sobre manera y a lo
que se le agrega el cierre de negocios, que no se ha podido detener, originando falta de
empleos y "ausencia" de circulante.