Pero no se puede decir... Que si fue casual o "intencional". Lo cierto es que el señor Presidente y algunos de sus colaboradores que lo acompañaban en un evento de trabajo, de repente sintieron una fuerte irritación en sus órganos visuales, que según expertos en la materia no han podido encontrar el origen de esa molestia en los ojos, o no lo han querido revelar a la opinión pública, por cuestiones de seguridad, o es que estamos frente a un nuevo y raro "germen" ¡ambiental!.