Pero no se puede decir... Que tal vez será para bien o para "mal". El futuro siempre de los siempres es indefinido, y estará en manos de la esperanza con el nuevo Gobierno que ha prometido las perlas de la "virgen", y todos los mexicanos se hacen las cruces para que tales promesas se hagan realidad sin ninguna condición, y que todo sea para bien, como hasta ahora se ha estado creyendo, ya que al parecer por fin vamos a descansar de "tantas" ¡corruptelas!.