Pero no se puede decir... Que eso ya se "esperaba". Como "bomba" les ha caído que nadie de los magistrados deben de ganar más que el Ejecutivo federal, al igual que los demás funcionarios, por lo cual ya se empiezan a defender como "gatos boca arriba", por medio del Amparo, a sabiendas de que las leyes mexicanas contemplan que ganar más que el Presidente, es considerado como corrupción, por lo tanto, "cometen" un ¡delito!.