Pero no se puede decir... Que ojalá sean solo "augurios". Si la relación entre ambos es ríspida, entonces le irá mal a México y por consecuencia a los mexicanos, esperándose de que ambos mandatarios reaccionen y pongan los pies sobre la tierra y dejen en el pasado cualquier diferencia, rencor o venganza, y limen asperezas, -si es que las tienen-, dándose un fuerte apretón de manos, y se pongan a trabajar por el bien de sus países, sobre todo porque son "pueblos"  vecinos.
...