Pero no se puede decir...  Que siguen con su mismo tren de "vida". Para nada conocen la austeridad, y lo mismo hacen funcionarios y empleados del sexenio que ya tienen un pie en el estribo, además quiérase o no, "a la chita callando", están aprovechando el productivo año de Hidalgo, que esta vez será el último para siempre jamás, gracias al nuevo Gobierno que prácticamente, ya está en el "marco" de la ¡entrada!.