Pero no se puede decir... Que ya era hora y "justo". Ahora vendrán las demoliciones necesarias para en seguida empezar con las reconstrucciones y construcciones, labores todavía más lentas que se llevarán bastante tiempo, así como el reacomodo de todas aquellas familias y personas que perdieron sus departamentos y casas, que ojalá se haga conforme a las necesidades de cada quien, y no se especule ni se aprovechen del "dolor" ¡ajeno!