Pero no se puede decir... Que casi acabó por los "suelos". En seis años el Primer Mandatario, no pudo ser lo que debió haber sido, por eso siempre que hubo alguna encuesta sobre su investidura, salía a la "baja", y así siguió año tras año, sin poder remontar jamás en ser aceptado, y la prueba está de que a estas alturas su imagen presidencial ya no pudo y ni podrá levantarse, quedando ante sus gobernados como un "Presidente" ¡devaluado!.