Pero no se puede decir... Que Donald Trump pretende que los maestros anden "armados". Al parecer vale más la industria de las armas que la vida de los "inocentes", en el supuesto de que los maestros gringos porten un arma sería una decisión "temeraria", ya que de cumplirse, los salones de clases se convertirían en un campo de batalla, donde habría más peligro para los alumnos, y los enfrentamientos serían más fatales de lo que "ya" ¡son!.