Especial

El 10.8% de la población estadounidense, 36 millones, se identificaron como mexicanos o de ese origen, en el censo de 2019.

De acuerdo a la misma fuente, cuando Obama entregó el poder a Trump había 5 millones de indocumentados. Cuatro años después la cifra disminuyó a casi la mitad, debido a las políticas anti migratorias del presidente republicano.

Les platico: En todo el territorio norteamericano hay más de mil clubes y federaciones -así les llama la red de consulados mexicanos - que agrupan a los mexicanos que residen legalmente.

Se concentran mayormente en los Estados de California, Illinois y Texas y operan en la forma de sindicatos locales que nada tienen que ver con la mafia de AFLO-CIO, asociaciones de vecinos, estudiantes de carreras profesionales, iglesias y padres de familias de escuelas públicas.

Ernesto García Montes -uno de los líderes del Movimiento Estudiantil Chicano Aztlán, del Condado californiano de San Diego- me dijo que desde noviembre de 2017, después de la mejora de sus condiciones de vida, el propósito más importantes de estos grupos es promover la participación de sus integrantes en las votaciones de México.

El 95% de los mexicanos agrupados en esos clubes y federaciones tiene familiares que reciben sus remesas religiosamente mes a mes, principalmente en los Estados de Michoacán, Guanajuato, Oaxaca, Zacatecas, Puebla, Jalisco, Estado de México, Hidalgo y Tlaxcala, en ese orden.

En 2015 se aprobó el voto de mexicanos fuera del territorio nacional y un año después ejercieron su primer sufragio presidencial.

El sábado 30 de junio de 2018, el INE anunció haber recibido 98,854 paquetes postales del extranjero. El 93% de esos votos fueron enviados desde Estados Unidos.

Muy baja participación, considerando la cantidad de compatriotas que residen legalmente en ese País.

Debido a eso, el esfuerzo de las agrupaciones de connacionales en EU está fuertemente concentrado en aumentar su participación en las importantísimas elecciones intermedias del 2021.

Y aquí viene lo mero bueno: Por lo menos 30 delegados de esos clubes y federaciones de mexicanos solicitaron ser recibidos en algún momento de la agenda de López Obrador durante su visita a Washington.

Utilizaron los medios y canales formales que el gobierno de EU establece para estos fines y García Montes me aseguró que lo intentaron también directamente en los consulados de las principales ciudades californianas, texanas y del Estado de Illinois y ahí les dijeron que -contra lo que dicta el protocolo- la agenda del viajecito ese la estaba moviendo el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, y no la embajada de nuestro País en Washington, Martha Bárcena.

Una indiscreta fuente que tengo en Relaciones Exteriores me dijo que la razón oficial fue que la importancia de dicho viaje fue suficiente para que el meritito chipocludo del área se ocupara del asunto.

“Sí, mijito, cómo no”, expresó la irreverente de mi Gaby al enterarse de esto.

La respuesta que recibieron de la Casa Blanca fue: “Inténtelo por el lado mexicano” y de éste, específicamente de la Cancillería, nunca tuvieron respuesta.

A pesar de eso, 15 delegados de los clubes y federaciones de mexicanos en EUA viajaron a Washington con la esperanza de que el presidente de “todos los mexicanos” les hiciera un campito en su agenda.

Vieron la oportunidad en los espacios donde López Obrador se fue de visita a los monumentos de Juárez y Lincoln y NADA.

García Montes me asegura que se conformaron con estar detrás de las vallas cuando el presidente mexicano se bajó de las limusinas y ni con altavoces lograron que los pelara.

Por mi conducto, el importante líder del movimiento estudiantil chicano -sólo él representa a 2 millones de mexicanos que viven en California y Texas- le manda decir al dueño de la 4T lo siguiente:

“Señor presidente, quisimos que nos recibiera para decirle que desaprobamos que haya venido a hacer campaña política y a ayudarle en la suya al más feroz enemigo de los migrantes mexicanos en Estados Unidos.

Nuestras familias en México sufren hambre, desempleo, falta de atención médica y violencia desenfrenada de criminales y su gobierno se quedó muy corto en sus promesas de campaña.”

La carta completa va en camino a Palacio Nacional.

CAJÓN DE SASTRE

“Señor presidente, agárrese, porque ahí viene el voto en contra de sus morenos en el 2021”, dice la irreverente de mi Gaby.

placido.garza@gmail.com

Plácido Garza (Irreverente)

Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “SIP, Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Es miembro de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe diariamente su columna “IRREVERENTE” para prensa y TV en más de 40 medios nacionales y extranjeros. Maestro en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras, de distinguidos comunicadores. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América.