Afectado. Edwin se intoxicó y quemó, aunque se recuperó rápido. fotos: Juan Fco. Valdés
Las quemaduras del joven fueron clasificadas de primer grado, pero sí presentó una breve intoxicación

Edwin Francisco Ibarra sufrió una intoxicación y quemaduras de primer grado con veneno que se derramó dentro de la empresa donde labora.

El jovencito fue auxiliado por personal de la Cruz Roja y llevado a la Clínica Dos del Seguro Social donde lo reportaron estable.

El adolescente se dedica a empacar veneno para insectos y roedores en un domicilio habilitado como bodega ubicado en Dionisio García Fuentes y Leza, en la zona centro.

Mientras él se ocupó en el empaque de productos, no detectó el derrame de un líquido para eliminar cucarachas.

El líquido le quemó sus brazos y el error de Edwin es que se quitó la mascarilla según él para atenderse.

Por la inhalación del líquido perdió el conocimiento por unos minutos, hasta que uno de sus compañeros lo sacó de la bodega.

De inmediato llamó al sistema de emergencias 911, aunque por fortuna las lesiones que presentó Edwin, no fueron de gravedad.