Foto: Especial
El cuestionamiento sobre la designación del ex fiscal de Coahuila con el gobierno de Humberto Moreira, dio pie para que dijera que se va a limpiar al gobierno subrayando que ya se acabó la corrupción desde arriba aunque concedió que quizá haya algunos malandrines que aún permanecen

Ciudad de México. Al darse a conocer que el ex fiscal de Coahuila con el gobierno de Humberto Moreira, Jesús Torres sería el responsable de supervisar las aduanas por parte del Servicio de Administración Tributaria, el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció la revisión de todos los casos en donde existan funcionarios de “dudosa reputación”.

Esa es la tarea de la Secretaría de la Función Pública, revisar todo eso -dijo- porque afortunadamente “no tenemos compromisos con grupos de intereses creados”.

Durante su conferencia matutina, el cuestionamiento sobre la designación de Torres dio pie para que dijera que se va a limpiar al gobierno subrayando que ya se acabó la corrupción desde arriba aunque concedió que quizá haya algunos malandrines que aún permanecen.

Sin embargo, el cuestionamiento dio pie para una nueva y más amplia descalificación a la gestión de sus antecesores desde Carlos Salinas, cuya gestión neoliberal para privilegiar a la iniciativa privada permitió que México pasara de tener solamente una familia -los Garza Sada- considerados entre los multimillonarios del mundo reportado por la revista Forbes, para fin de su sexenio había ya 24, “de ese tamaño fue la transferencia de recursos, por eso yo llamo a Salinas el padre de la desigualdad moderna”.

Aunque recordó los excesos de Ernesto Zedillo al hacer pública una deuda de unos cuantos que aún se sigue pagando, de la cual se han pagado desde entonces más de un billón de intereses, y cuestionando el infructuoso cambio encabezado por Vicente Fox.

Foto: Especial

Pese a ello arremetió con más descalificaciones al gobierno de Felipe Calderón a quien de entrada le censuró haber entregado 21 millones de hectáreas a las empresas mineras, pero especialmente deploró que haya actuado en materia de seguridad “con una irresponsabilidad supina, sin tener un diagnóstico, sin atender las causas Le pegó un garrotazo al avispero a lo tonto, declaró la guerra a las bandas de la delincuencia organizada y todo esto nos llevó a esta situación de violencia, desaparecidos y todo esto que estamos enfrentando”.

De su antecesor inmediato, Enrique Peña Nieto, dijo que hubo corrupción aunque matizó que esto viene ya de tiempo atrás. “Entonces estamos limpiando todo porque dejaron un tiradero, un cochinero. La llamada política neoliberal no fue más que pillaje y saqueo, donde sólo imperó la corrupción, se arraigaron prácticas en el servicio público”.

En este contexto mencionó que han surgido nuevos descubrimientos de aeronaves y vehículos de lujo que también saldrán a la subasta, los cuales incluyen aquellas unidades de las que se detectó estaban prestados a gobiernos estatales.