Impacto. Por fortuna, y a pesar de lo aparatoso del percance, el operador resultó sin lesiones. | Foto: EFRÉN MALDONADO
Por fortuna, y a pesar de lo aparatoso del percance, el operador resultó sin lesiones

Todavía aturdido, Jorge Casanova González alcanzó a decir: “pisé las boyas y después perdí el control”, luego de que la camioneta que conducía impactara una cerca de púas, a un costado de un arroyo pluvial en la carretera Saltillo-Monterrey.

El accidente se registró alrededor de las siete de la mañana de ayer martes. Personal de la Policía Municipal acudió al lugar para hacerse cargo de la situación, pues dos accidentes más ya se habían presentado. 

Conforme la declaración del conductor de la camioneta Toyota Hiace con placas de circulación STD 1582, un vehículo le cerró el paso cuando iba en el carril de alta velocidad con dirección a Monterrey.

Esto ocasiono que girara el volante hacia su lado izquierdo y pisara las boyas de separación de carriles que provienen de Los Pinos, lo que lo hizo perder el control del transporte.

Por la velocidad con la que circulaba en la camioneta de transporte de personal, pasó todos los carriles de izquierda a derecha y se enfiló hacia afuera de la cinta asfáltica, para terminar en el pequeño arroyo pluvial, luego de destrozar parte de la cerca.

DOS CHOQUES POR ALCANCE TRAS CONGESTIÓN VIAL

El tráfico se vio afectado hasta la salida de Saltillo, lo que ocasionó dos accidentes más por alcance, lo que movilizó a la grúa para que sacara el vehículo y se normalizara la vialidad, lo que tardó varios minutos.

Una vez liberada la camioneta fue trasladada a un corralón de la cuidad, mientras que se despejaba la vialidad para darle salida al tráfico atorado.