Las tomas clandestinas en ductos de Pemex para sustraer este tipo de carburante han aumentado 71 por ciento. CUARTOSCURO
El número de tomas clandestinas que suman 2 mil 602, supera tres veces las perforaciones ilegales

CDMX.- El otro huachicoleo, el de gas licuado de petróleo (LP), está fuera de control. En el periodo enero-agosto de este año las tomas clandestinas en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) para sustraer este tipo de carburante aumentaron 71 por ciento en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Información de la Subdirección de Salvaguarda Estratégica y la Dirección Jurídica de Pemex muestra que el número de perforaciones ilegales pasó de 749 en el periodo enero-agosto de 2019 a mil 281 en los primeros ocho meses de este año.

El incremento de este delito en la infraestructura que transporta el gas LP, principal combustible utilizado por las familias mexicanas, es tal que en un año y ocho meses de este Gobierno el número de tomas clandestinas que suman 2 mil 602, supera tres veces las perforaciones ilegales de toda la administración pasada (866). En los primeros ocho meses de 2020, los delincuentes dedicados al robo de hidrocarburos realizaron 5.2 perforaciones ilegales por día para sustraer gas LP.