Mi relación con los animales va desde que tengo memoria. Siendo yo muy pequeña sentía ya una gran afinidad con los perros y me obsesionaba encontrar alguno en la calle, en casas de amigos o conocidos. Podía sentarme con ellos horas acariciándolos y preguntando cómo estaban, checando si su collar no estaba muy apretado (aún lo hago). En cada reunión esperaba encontrarme a un perro y zafarme de los rituales de la sociedad. Y es que desde niña fui sumamente introvertida así que los perros resultaron perfectos aliados que han logrado acompañarme a lo largo de mi vida, no llevo la cuenta de todos pero estoy segura que cada uno me convirtió en mejor ser humano.

Mi primer perro fue un callejero, acostado siempre frente a mi casa esperaba paciente  a que alguien saliera para saludarlo efusivamente a cambio de una caricia. No diré hace cuanto fue esto pero en esa época Saltillo era una ciudad tranquila y en mi colonia apenas pasaban carros así que cada vez que salíamos, Rocky corría disparado persiguiendo al carro y se mantenía varias cuadras a toda velocidad, en el bulevar se regresaba y nos despedía. Esto sucedió una y otra vez. Debo recalcar que años atrás se acostumbraba  a tener a los perros afuera y aún no existía la cultura de esterilizar. Hoy en día existen muchos perros como aquel “Rocky” que buscan simplemente ser amados y encontrar una familia. Solamente en Saltillo se sacrifican entre 200 a 300 perros mensualmente. Y es que erróneamente se cree que los perros que son sacrificados son mestizos, sin embargo el abandono de canes también cae en “los de raza”. En estas épocas por ejemplo,  se regalan cientos de perros que para los meses de marzo o abril terminarán en situación de calle, bajo las peores condiciones.

Te invito a que consideres la posibilidad de adoptar a un perro, salvar una vida y que la tuya se vuelva mejor. Son extraordinarios seres que viven para hacernos felices, que nos amarán sin condiciones y acompañarán en todo momento. Un perro siempre verá la mejor versión de ti.

Actualmente en Brigada Rescate Saltillo tenemos en nuestro albergue a mas de 30 perros que han sido rescatados bajo las peores circunstancias. Aquí se recuperan, reciben amor y se esterilizan para así encontrarles una familia.

Para poder continuar con esta labor necesitamos que sigan las adopciones. Hay perros que llegaron desde nacidos y han estado en el albergue por años, otros como Camelia que vivía en un techo abandonada  o como Lorenzo y Pepita que recibimos con sarna y a punto de morir. Hoy en día están sanos y esperando a su familia.

Por último le cuento un dato curioso: ¿Sabía usted que los perros con menos probabilidades de adopción son los de color negro? Esto sucede a nivel internacional, en EU se han realizado campañas por parte de Asociaciones en pro de la adopción de perros negros.

¡Anímese! No tenemos otra vida para disfrutarla con un perro, adopte hoy.

 

FOTO: CORTESÍA / Para poder continuar con esta labor necesitamos que sigan las adopciones. Hay perros que llegaron desde nacidos y han estado en el albergue por años.