Al contrario de su emisión 2018, la convocatoria 2019 pasó desapercibida. Sus resultados previstos para octubre aún no se han dado a conocer.
El periodo administrativo anual terminó y no todas las instituciones alcanzaron a cumplir cabalmente con los objetivos y programas relativos al año que concluye.

Fueron diversos y en distinto orden los asuntos pendientes de la actual administración de la Secretaría de Cultura de Coahuila. Los rubros en donde se detectan estas taras son tres: su programa editorial y de convocatorias, su programa de becas y su tentativa de participación ciudadana. Desglosemos por partes:

Convocatorias que no fueron La actividad editorial de la Secretaría -al menos en la capital- fue más bien escaso. las publicaciones y presentaciones de libros decayeron en su cantidad en relación a periodos anteriores. Esto podría entenderse en el reajuste de una administración que no tenía previsto repetir, luego de las complicaciones poselectorales que definieron la administración estatal. Eso por un lado. Por el otro, el nuevo escenario federal, con marcados reajustes en materia de cultura. Sin embargo, el problema es la continuidad: en julio de 2018 se lanzaron las convocatorias  Canto Rodado y Primera Piedra, que buscaban impulsar desde la cultura estatal la publicación de autores reconocidos y emergentes en diversos géneros literarios. En agosto del mismo año se publicaron los ganadores, mismos que estarían proyectados a publicarse en los siguientes meses. Sin embargo, libros como el de Raúl Olvera o Ángeles Dimas, en los géneros de cuento y poesía, respectivamente, sólo vieron su publicación hasta hace apenas un par de meses… No tuvo la misma fortuna el libro de cuentos “Historias de peltre”, de Luly Fuentes, el cual a año y medio de la convocatoria aún sigue sin editarse. A estas alturas del año -hasta hace apenas algunos días- tenía entendido que estas convocatorias no habrían tenido continuidad en 2019. Sin embargo, luego de una acuciosa búsqueda, me doy cuenta que sí. Que, efectivamente -y de forma muy marginal y discreta, apenas en septiembre- se lanzó la edición 2019, misma que al no ser publicitada ni en sus redes sociales, pasó prácticamente desapercibida. Los resultados, previstos en la convocatoria para el pasado 16 de octubre, aún no se han dado a conocer. Y surge entonces la pregunta ¿Cómo será el programa editorial de la SEC para 2020? ¿Productos a pedido, discrecionales y fuera de convocatoria, como aquel olvidable librito de entrevistas a escritoras o este otro tomo de reciente edición –también de entrevistas a escritores- titulado “Ínvitame a leer”?

Artistas ganadores del PECDA 2018. En 2019 no hubo convocatoria.

Un año sin PECDA

En el mismo tenor y un contexto parecido, 2019 fue para Coahuila un año sin convocatoria PECDA, siendo septiembre de 2018 la última vez que se entregó el reconocimiento. Sin ninguna comunicación formal, aviso o noticia de su posposición, la comunidad artística se quedó a la espera de noticias del programa de estímulos, que para creadores emergentes o con trayectoria, muchas veces representa una diferencia en las condiciones no solamente para un cabal desempeño artístico, sino en términos de sobrevivencia.

Igual, podría referirse que la suspensión -hasta ahora injustificada oficialmente- del PECDA obedece también al complicado contexto de los reajustes federales. Cosa curiosa, porque diversos estados operaron con normalidad dichos programas, aún dentro de los nuevos tiempos y prioridades de la 4T. En Puebla, por ejemplo, la convocatoria 2019 se lanzó desde el verano, y hace por lo menos un par de meses se ha entregado a los creadores beneficiarios la primera ministración.  Aún y con que, a propósito de la reciente Reunión Nacional de Cultura celebrada en Saltillo en días pasados, la secretaria ejecutiva del FONCA (Nota de Mauro Marines, 27 nov) adelantó la ampliación de recursos y áreas que serían beneficiarios de este programa, no hay una comunicación concreta de la SEC sobre la ausencia de convocatoria este año.

Pregunta: sí, como en el caso del Nobel de Literatura ¿Al no haberse emitido 2019, en 2010 habrá doble ejercicio o por lo menos una mayor cantidad de beneficiarios? ¿Cómo y dónde se ejercerá el recurso destinado a 2019? Porque no es la primera vez que este programa ha sido diferido.

El Consejo Ciudadano de Cultura anterior. El electo a meses de la elección aún no ha tomado protesta.

Pendiente tres: La conformación oficial del Consejo Ciudadano de Cultura

Hubo la conformación de un padrón, convocatoria, la implementación de votaciones en diversas sedes del estado, con el apoyo del INE. Es más, hasta el uso de urnas electrónicas.  Y a pesar de haber sido elegidos hace ya bastantes meses los representantes ciudadanos de este Consejo. Sin embargo, hasta la fecha de hoy, siguen sin asumir su cargo de manera oficial los artistas elegidos para conformar dicho Consejo. Fuentes extraoficiales han mencionado que la toma de protesta no ha hallado un hueco con respecto a la agenda del Gobernador. La pregunta final es ¿Y si es un Consejo Ciudadano de Cultura –que en teoría pretende un carácter objetivo y autónomo- por qué tendría que ajustarse a los tiempos y prioridades del ejecutivo estatal?

 

alejandroperezcervantes@hotmail.com

Twitter: @perezcervantes7