Seis producciones que vale la pena darles una oportunidad o volver a verlas por sus características, pues algunas brillaron por la polémica que las acompañó, otras por sus grandes historias y una más por haber sido inspiración para el rostro de Jesús en Occidente para estampas a las que algunos religiosas aún rezan y piden milagros

La Semana Santa es para los creyentes un momento de reflexión en la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Para unos otros es la oportunidad de tener unos días de relajación en las labores diarias o simplemente significa poder disfrutar de lo tranquila que está la ciudad durante ese fin de descanso.

Si eres de los que tiene tiempo libre estos días, te recomendamos siete películas que se convirtieron en clásicos para ver con motivo estas fechas. Producciones diferentes que destacan por sus historias y que muchas de ellas fueron reconocidas por varios premios de cine.

Historias que se basan en episodios bíblicos que llegaron en su mayoría la pantalla grande, y que vale la pena dedicarle tiempo por diferentes motivos que te contamos a continuación.

Marcelino Pan y Vino

Esta cinta española seguramente a muchos se la hicieron ver en su niñez cuando era transmitida en televisión abierta durante Semana Santa.

El filme de 1954, dirigida por húngaro Ladislao Vajda, relata la historia de Marcelino, un niño criado por frailes franciscanos que descubre a un cristo olvidado en el convento que cobra vida.

El Cristo se comunica con el pequeño y como muestra a la atención que tiene el niño con él, toma una decisión que deja sorprendido a los frailes.

Los 10 Mandamientos

Aunque no es una película propiamente de la vida de Jesús, es un cásico de Semana Santa, la cinta sigue los pasos de Moisés, un líder que convoca a un éxodo desde Egipto –como parte de su misión divina– a la llamada Tierra Prometida hasta la revelación de los 10 mandamientos en el monte Sinaí.

La cinta de 1956 fue dirigida por Cecil B. DeMille y protagonizada por Charlton Heston obtuvo seis nominaciones a los premios Óscar, pero sólo obtuvo en el efectos visuales.

Ben Hur

Sólo tres cintas han alcanzado 11 preseas en la ceremonia de los Óscar, y la primera que lo hizo fue Ben-Hur, protagonizada también por el actor Charlton Heston, y dirigida por William Wyler.

La trama se desarrolla en la antigua Roma durante los años de Cristo. Relata la enemistad que se crea entre Judá Ben-Hur (Charlton Heston) y Messala (Stephen Boyd) después de que el primero es acusado de traición al imperio Romano.

A pesar de que han pasado 60 años del estreno del clásico épico, la cinta es una joya de Hollywood que alcanza 89 por ciento de buenas críticas en Rottem Tomatoes.

Jesús de Nazaret

Aunque no es una película, esta miniserie de televisión británica de Franco Zeffirelli, que data de 1977, es una de las producciones que se han convertido en uno de los siempre elegidos para transmitirse en Semana Santa.

La serie protagonizada por el actor Robert Powell abarca desde el nacimiento, hasta la crucifixión y resurrección de Cristo.

La imagen de Robert Powell con sus ojos cristalinalinos aparece aún en imágenes de los creyentes que se atreven a pedirle un milagro, pues el rostro del actor sigue siendo considerada para el occidente como un referente de la imagen de Jesús, relató en un artículo la BBC.

“Creo que esa película tuvo un impacto tan profundo en la cultura debido a que supimos alcanzar a todas las audiencias y a que no fuimos tan específicos en nuestra aproximación a Jesús”, declaró el actor en una entrevista concedida para History Channel.

La última tentación de Cristo

La cinta de Martin Scorsese, que a palabras del cineasta se trata sólo de una ficción, le valió el Óscar a mejor director en 1989. Además de que la actriz Barbara Hershey (María Magdalena), obtuvo un Globo de Oro como Mejor actriz de reparto.

La historia, con Willem Dafoe como Jésus, se basa en la novela de Nikos Kazantzakis y muestra una línea diferente cuando un ángel aparece con Cristo y lo rescata de su martirio en la cruz para que pueda tener una vida como un hombre común.

Esta cinta fue censurada en 1988 por la Iglesia católica en México, y no fue sino hasta 15 años después que pudo ser traída por la distribuidora United International Pictures.

La Pasión de Cristo

La cinta dirigida por Mel Gibson, y con el actor Jim Caviezel en el papel de Jesús, fue criticada en su estreno al ser señalada como antisemita y por el alto grado de violencia reflejado.

Pese a ello, La Pasión de Cristo fue un éxito que recaudó 368 millones de dólares, posicionándose como una de las más taquilleras en 2004. En el sitio de critica Rottem Tomatoes las opiniones se dividieron: un 80 por ciento había disfrutado de la cinta y un 49 por ciento pensó que se perdía el mensaje por las escenas de tortura contra Jesús.

“La película trata de la fe, la esperanza, el amor y el perdón. De eso trata esta cinta. Del sacrificio de Cristo”, defendió Gibson en una entrevista con la periodista Diane Sawyer para ABC.

Esta cinta tuvo tres nominaciones a lo premios Óscar por mejor maquillaje, mejor banda sonora y mejor fotografía, sin ganar ninguno.