Javier Vargas, portero del Tri en 1968.
El equipo se dejó ganar en los cuartos de final por venganza

Los Juegos Olímpicos de México 68 cumplen 50 años y la controversia llegó al futbol. El exportero del Tri, Javier Vargas, reveló que el equipo se dejó ganar en las semifinales de la justa porque los directivos no pagaron los premios prometidos si avanzaban a esa instancia.

El "Gato" Vargas le concedió una entrevista al programa "De la Patada", donde señaló que tras ganar dos partidos de la primera ronda, los futbolistas pidieron premios económicos a los directivos si derrotaban a España en los Cuartos de Final así como mejores condiciones de viaje. 

México pudo vencer a España 2-0, sin embargo no llegaron los premios, por lo que los jugadores decidieron boicotear al equipo sin importar perder la oportunidad de buscar la medalla de oro. 

"Ahí vino la rebeldía, hablamos con los jerarcas, los cabezas del grupo determinaron y todos estuvimos de acuerdo en que no seguíamos adelante. No suspendimos el partido porque se tenía que jugar, había un compromiso a nivel nacional, no dependía de nosotros", expresó.

"Nos trajeron (Guadalajara) en Pullman - tren dormitorio - porque no queríamos que nos trajeran en avión, hubo indisciplinas, la mayoría nos fuimos al carro bar y estuvimos ahí muy noche. Nunca se supo, quedó y todo eso que pasó nunca salió a la luz pública. La gente no sabe todavía que pasó en ese 1968", añadió.

Nadie quería jugar ante Bulgaria y como no podían no salir a la cancha, se dejaron ganar.

"Entramos a la cancha, pero con la consigna de que no queríamos jugar y yo pienso que, yéndome a la cabeza de todos, dijimos 'vamos a perder como un desquite', entonces no jugamos bien, desde luego que aquí nos ganaron con mucha facilidad los búlgaros", señaló.

"Yo creo que no nos pasó ni por la mente, no teníamos la capacidad de valorar y darnos cuenta de que nos estábamos hundiendo nosotros mismos", añadió.

En el juego por la medalla de bronce ante Japón, también perdieron y se quedaron en cuarto lugar, dejando escapar un gran oportunidad, que llegó hasta Londres 2012, cuando México se colgó el oro tras derrotar a Brasil en la final.

"Ahora hay que apechugar. Nos equivocamos, nosotros tuvimos la culpa de lo que pasó en las Olimpiadas del 68, pero yo creo que todavía no asimilamos bien de que pudimos haber hecho más en el futbol (olímpico) a ese nivel, si no hubiéramos cometido ese error", aseveró.