Ignacio Vallejo, quien de niño soñaba con monstruos y jugaba con su papá a recolectar fósiles, recrea con su arte a los gigantes que vivían en las playas y selvas que hace millones de años fueron los desiertos de Coahuila