Especial
El piloto del helicóptero que cayó estaba certificado y tenía más de 700 horas de experiencia.

La Secretaría de Marina (Semar) informó que continua con las indagatorias por el desplome del helicóptero el pasado 24 de mayo, por lo cual la Fiscalía General de la República (FGR), ya cuenta con las cajas negras, que se pudieron rescatar, pues consideraron que en este momento "sería muy atrevido especular en causas, somos los más interesados en saber qué pasó".  

Así lo informaron en conferencia de prensa, donde el vicealmirante José Juan Padilla Olmos, coordinador general de Aeronáutica Naval de Semar, expuso más detalles sobre el accidente aéreo en el que se desplomo un helicóptero en la Sierra Gorda de Querétaro en el que perdieron la vida al menos 5 marinos y 1 integrante de Conafort, quienes se dirigían a combatir un incendio.

Además Padilla Olmos aseguró que el helicóptero llevaba 1600 litros de combustible, suficientes para sus recorrido, pues en el sitio de su despegue había dos pipas con turbosina, una de Sedena y otra de una empresa privada, asimismo tenía un buen mantenimiento, y que el piloto estaba certificado y tenía más de 700 horas de experiencia. 

"Este helicóptero tenía una vida útil de 18 mil horas o 35 años, tenía 3 mil 500 horas de vuelo...Entre las 11:35 y 13:10 llegó la pipa de la Sedena con 10 mil litros de combustible y en ese lapso, el personal del helicóptero lo preparó. La distancia entre el piloto y el Valle Verde (donde estaba el incendio) era de 3 millas, lo que serian entre 5 y 10 minutos. Suponemos que hizo un reconocimiento y que cayó a las 13:45 con la mitad de su combustible", explicó el vicealmirante.