Foto: Especial
El dictamen volverá a la Cámara de Diputados luego de que en el Senado se aprobara con 90 por ciento de modificaciones a las minutas enviadas desde San Lázaro

El Pleno del Senado de la República aprobó este martes en lo general y en lo particular el proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversos artículos de la Constitución en materia de consulta popular y revocación de mandato para el presidente de México y los gobernadores.

Lo aprobado vuelve a la Cámara de Diputados con más de 90 por ciento de cambios a la minutas que fueron enviadas desde San Lázaro.

Entre los cambios destaca que sólo la ciudadanía podrá solicitar la revocación de mandato, y ya no el presidente, ni el Congreso de la Unión como lo dictaba lo aprobado por Diputados.

Lo aprobado por la Cámara de Diputados establecía que la revocación podría ser convocada por el Congreso de la Unión a petición del presidente de la República; o por el equivalente al 33 por ciento de los integrantes de cualquiera de las Cámaras del Congreso de la Unión.

La revocación solo podrá ser promovida a partir del tercer año de la gestión del gobernante. En el caso del presidente López Obrador, esta revocación podrá ser promovida después del primero de diciembre de 2021 y hasta que concluya febrero de 2022.

También en materia de consulta popular se abre el espectro para la realización de las consultas, pues ya no será sólo con temas de interés nacional, sino que ahora se podrán realizar en temas regionales y no se podrán hacer consultas sobre obras de infraestructura en ejecución.

El dictamen fue aprobado en lo particular, luego de que se presentarán diversas reservas, con 112 votos de los cuales fueron 90 a favor, 22 en contra y cero abstenciones.

Previamente el dictamen se aprobó en lo general con 98 votos a favor, 22 en contra y 1 abstención.

El dictamen, que deberá regresar a la Cámara de Diputados, logró el aval de la mayoría calificada con los votos de los grupos parlamentarios de Morena y sus aliados, así como de las bancadas del PRI, MC y PRD, que integran el bloque opositor.

El dictamen menciona que las solicitudes de revocación de mandato no podrán provenir de partidos políticos ni de los mismos sujetos que vayan a someterse a ese procedimiento.

El pasado 3 de octubre, el documento fue discutido en las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos donde fue aprobado y modificado.

El dictamen reforma y adiciona los artículos 35, 36, 41, 73, 81, 84, 99, 116 y 122 de la Constitución Política para establecer y regular el derecho de los ciudadanos para participar en procesos de revocación de mandato.

Para que el proceso de revocación sea válido, tendrá que contar la participación de al menos el 40 por ciento de las personas de la lista nominal de electores. La revocación solo procederá si es por mayoría absoluta.

Se especifica que no se podrá someter a consulta popular la restricción de derechos humanos establecidos en la Constitución y en tratados internacionales de los que México sea parte. Tampoco podrá someterse a consulta el sistema financiero, ingresos, gastos y el Presupuesto de Egresos de la Federación, como tampoco las obras de infraestructura en ejecución.

En tanto, se establece que la revocación tendrá que ser solicitada por al menos tres por ciento de los ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores, esto "siempre y cuando en la solicitud correspondan a por lo menos diecisiete entidades federativas y que representen, como mínimo, el tres por ciento de la lista nominal de electores de cada una de ellas".

PAN ve camino hacia reelección

En contra del dictamen votaron, además de la petista Alejandra del Carmen León Gastélum, los integrantes de la fracción del PAN que fue la única bancada que votó en contra, con excepción de dos de sus integrantes: Damián Zepeda y Xóchitl Gálvez.

“Vamos a votar en contra porque no confiamos en este gobierno”, aseveró desde tribuna el líder de los panistas, el queretano Mauricio Kuri, cuya bancada ha dicho que esta reforma abre la puerta a la ratificación e, incluso, a la reelección.

“Le puedo decir con toda honestidad a quienes votarán en contra: entiendo que es una posición política. La respeto. No habré de introducirme en su estrategia, pero de verdad, nada tiene que ver con lo que aquí escuche sobre la naturaleza jurídica del instrumento que estamos construyendo”, aseveró, en respuesta, el líder de Morena, Ricardo Monreal.

El senador Gustavo Madero acusó al presidente de haber pretendido aparecer en las boletas en las elección de 2021 y hacer campaña: “Ni madres es sólo un presidente que debe cumplir y hacer cumplir y someterse a la Constitución y las leyes”.

La morenista Lucía Trasviña criticó a las administraciones de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón“gobiernos criminales, nefastos, lavadores de dinero y que muchos de ustedes hicieron las campañas lavando dinero del narcotráfico".

En tanto, el panista Julen Rementería aseguró que el Gobierno de Morena no es demócrata y que dicho partido impone sus leyes.

Por su parte, Lupita Murguia, legisladora del mismo partido, indicó que la 'Ley Bonilla' era una muestra clara de que Morena manipula las leyes a su conveniencia, y que lo mismo sucedería con la revocación, la cual, apuntó, abre el camino a la reelección.