Foto: Especial
Se trata de “reproducir el éxito y multiplicar el proyecto de Esperanza Azteca”, respondió la SEP; el actual titular de la secretaría, Esteban Moctezuma, fue presidente de Fundación Azteca

Por Nayeli Roldán/@nayaroldan

 
En este sexenio, la Secretaría de Educación Pública (SEP) implementará como política gubernamental la creación de orquestas en escuelas de educación básica. Replicará el modelo promovido por Fundación Azteca, el proyecto filantrópico de Grupo Salinas cuyo dueño es el empresario Ricardo Salinas Pliego.

Para ello, la SEP creará la Dirección General de Coros y Orquestas, y será la primera vez en la que habrá un área dedicada exclusivamente a las artes en la estructura administrativa de la dependencia. Se trata de “reproducir el éxito y multiplicar el proyecto de Esperanza Azteca”, respondió la dependencia a Animal Político.

La creación de esta nueva dirección general es una de las innovaciones en la administración de la SEP, según se establece en el reglamento interno de la dependencia, que se encuentra registrado para su revisión y discusión en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer). Después será publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF). 

De acuerdo con uno de los directores de orquesta de Esperanza Azteca –como es nombrada la iniciativa de Fundación Azteca– las secretarías de Educación de los estados les informaron en marzo pasado que el gobierno absorberá la iniciativa, y creará una orquesta adicional en las entidades donde ya funciona alguna orquesta azteca. Los directores dejarán de recibir su salario por parte de la Fundación, para ser empleados de gobierno.

Según la SEP, la intención será “reproducir el éxito de Esperanza Azteca, pero no hacer lo mismo, sino más”, porque la conformación de orquestas es una apuesta a la reconstrucción social, al trabajo en equipo y parte de una educación transversal.

La dependencia ya acordó que la Fundación “done el uso del modelo de enseñanza musical Esperanza Azteca”; además del uso en comodato de 6 mil instrumentos y de un sistema de control de gestión, para seguimiento de las orquestas.

Foto: Especial

Con esa estrategia buscan que cada entidad inicie con una, con al menos un grupo de 200 niñas, niños y adolescentes en 32 orquestas mínimo, y duplicar ese número a final de año, aunque aún falta conocer el presupuesto que se destinará a este programa. 

Si bien nadie puede oponerse a que los estudiantes formen parte de una orquesta, dice la investigadora del Cinvestav, Alma Maldonado, éste “es un esquema que se va a prestar a un conflicto de interés por quien está promoviendo el proyecto, pues con dinero público vamos a financiar el programa de la Fundación privada donde el actual secretario de Educación fue el presidente”.

“Montarte sobre la estructura de la Fundación y gubernamentalizarla es un esquema que va a dejar más dudas que certezas. Más problemas que beneficios”, dice Maldonado en entrevista con Animal Político.

“La falsa filantropía”

“Esperanza Azteca”, que incluye la conformación de orquestas en todo el país, fue creada y desarrollada por el actual titular de la SEP Esteban Moctezuma, cuando fue presidente de Fundación Azteca entre 2001 y 2018. Se convirtió en la iniciativa más visible y exitosa del proyecto filantrópico de Ricardo Salinas Pliego, quien también es dueño de Televisión Azteca y Banco Azteca.

El proyecto consistió en hacer convenios con dependencias de gobierno del país y la Fundación desde 2009,  para crear orquestas en las entidades con niños de entre 5 y 17 años, y que en algunos casos operan en escuelas públicas, centros comunitarios o instalaciones del DIF.

Hasta el momento suman 62 orquestas y coros con la participación de 12 mil niños jóvenes y mil 300 maestros pagados por la propia fundación, según se informa en su página de internet.

Los convenios de la Asociación Azteca Amigos de la Cultura y las Artes con gobiernos de los estados permitieron a Fundación Azteca conseguir al menos mil 689 millones de recursos públicos de 2009 a 2018, según documentó una investigación periodística “La falsa filantropía de Salinas Pliego”, realizada por Quinto Elemento Lab. 

Sin embargo, “aunque Fundación Azteca se lleva todos los créditos, de cada peso que reciben las orquestas infantiles que llevan su marca, aporta si acaso 15 centavos. El resto lo pagamos los mexicanos con recursos públicos”, demostró la investigación.

La serie de reportajes compararon que mientras funcionarios decidieron beneficiar al proyecto filantrópico de Grupo Salinas, el Sistema Nacional de Fomento Musical, del cual dependen orquestas comunitarias del país, tuvo una reducción de 72% entre 2012 y 2018, mientras el presupuesto de Cultura perdió 58% de su presupuesto.

Incluso, en la investigación la periodista Carmen García Bermejo entrevistó a la investigadora de la UNAM, Irma Eréndira Sandoval, quien ahora encabeza la Secretaría de la Función Pública, quien concluía que la filantropía de los empresarios era una “estratagema para minar al Estado”, porque era una forma de deducir sus obligaciones fiscales y en este caso, “como Salinas Pliego es el socio mayoritario de TV Azteca, el gobierno le otorga beneficios económicos y fiscales a cambio de imponer la ideología oficial a través de la pantalla de televisión”.

Sin embargo, también ha tenido efectos positivos, dicen los directores de orquesta entrevistados por Animal Político, pues ha incluido al arte a niños y niñas de bajos recursos sobre todo.

El proyecto “ha transformado la vida de muchos niños a través de la música. Ha sido sacarlos de las calles porque un niño con un instrumento es un arma menos”. Además de aprender a tocar algún instrumento, los niños también realizan presentaciones, que en algunos estados van de tres a seis por semestre.

Más cambios en la SEP... Lee la nota completa en Animal Político