En los últimos años se incrementado el interés para descubrir los factores que influyen en la formación de líderes en nuestra sociedad. El cuestionamiento más importante ha sido ¿el líder nace o se hace? El doctor Zhengguang Liu, investigador y catedrático del departamento de Matemáticas de la Universidad Shandong en China publicó en el año 2019 en la revista Journal of Applied Psychology el artículo “Leader development begins at home: Overparenting harms adolescent leader emergence” (El desarrollo de un líder empieza en casa: Padres sobreprotectores impiden que un adolescente sea líder). Su estudio consistió a más de mil 200 estudiantes identificando la relación entre el estilo parental y su influencia en desarrollar perfiles de liderazgo en sus hijos. Los resultados indicaron que el estilo parental sobreprotección tienen una correlación negativa en el desarrollo de potencial de liderazgo en sus hijos. En otras palabras, los papás que no permiten que sus hijos experimenten pequeños fracasos o frustraciones desarrollarán baja autoestima e inseguridad en sus personalidades y poca probabilidad que sean líderes.

¿Has escuchado qué son padres helicópteros? Son papás que su función más importante es cuidar a sus hijos que no experimenten ni el más mínimo sufrimiento. Crean una burbuja para evitar experiencias negativas de frustración o fracaso. Sin embargo, envían un mensaje directo a sus hijos: “No eres capaz, pero yo te salvaré.”

Como resultado, estos chicos no tienen la capacidad de resolver problemas en forma autónoma e independiente ya que siempre sus padres los protegerán. Y si por algún motivo se sienten frustrados, sus padres buscarán la mejor manera para compensarlos y que su trauma desaparezca. En el estudio del doctor Liu evaluó el nivel de autoestima y seguridad para desempeñar el rol de ser líder y encontró una relación directa entre una mayor sobreprotección de los padres y un bajo nivel de confianza para ser un líder. Sus respuestas estaban muy relacionadas a: “Mis padres a menudo me resuelven los problemas de mi vida” o “Mis padres constantemente supervisan cada uno de mis movimientos”. La gran mayoría de las investigaciones concluye, los adolescentes con padres sobreprotectores tienen mayor probabilidad de tener baja autoestima y menos capacidades para ejercer un buen liderazgo.

Ellos protegen a sus hijos de ser lastimados, experiencias negativas, rechazo, sentir dolor o alguna desilusión. Los adolescentes crecen más vulnerables y con menos capacidades para enfrentar situaciones de presión en el mundo cuando sean adultos. Observamos cada vez más estudiantes universitarios carentes de habilidades para enfrentar situaciones de estrés y una explicación es que han carecido experiencias negativas desde su niñez por la sobreprotección de sus padres.

Grandes padres y líderes nunca vuelan en helicópteros. El fracaso, la derrota, la carencia y la adversidad son experiencias que todos vivimos en algún momento de nuestra vida. Los padres sobreprotectores o helicópteros consideran que sus hijos son incapaces para enfrentar algún problema y se los resuelven todos. Los padres helicópteros en su afán de protegerlos los imposibilitan que desarrollen sus mejores capacidades para ser líderes.