Emprender cualquier cosa en México, desde un puesto de tacos hasta una empresa de tecnología, es sumamente complicado debido a los trámites jurídicos y fiscales, y hasta caro porque debe pagarse a un notario, además de todo el tiempo que requieren los trámites.

Ahora pensemos hacer todo eso para ser una Asociación Civil, una ONG, éstas organizaciones que se encargan de hacer asistencia social o desarrollo, eso que nadie está haciendo, nadie está viendo. Ellos lo hacen, simplemente porque es lo correcto.

Sí, éstas organizaciones también tienen que ir a un notario a constituirse y obviamente pagar por ello, y sí, también pagan impuestos. Deben cubrir más requisitos ante el SAT, sobre todo si quieren o son donatarias autorizadas. Pensemos que todo eso lo lograron, les salió bien y hubo algún abogado y contador que les ayudó, pero sobre todo que realmente sabía qué estaba haciendo. Sí, ese también es otro problema, no todos los abogados, notarios o contadores saben de Asociaciones Civiles.

Entonces viene lo interesante: cómo pedir dinero para algo que se supone que no hace ganar dinero y, peor aún, que se cree que las personas que están ahí no deben o no pueden ganar dinero por su trabajo.

Sí, tal cual lo estás leyendo, muchas personas piensan que las personas que trabajan en una Asociación Civil no deben o no pueden ganar dinero por su trabajo, y gran parte de las convocatorias –tanto de gobierno como empresas o internacionales– no destinan dinero para sueldos o gastos administrativos, como rentas de oficina, pago de servicios (agua, luz) o comunicaciones (teléfono, celular, internet), o simplemente para pagarle al contador o lo propios impuestos. Entonces te dan dinero para hacer un proyecto buenísimo que ayudará a muchísimas personas (que gastaste tiempo y dinero en armar el proyecto, presupuestarlo, implementarlo ya para ver si funcionaba), pero no puede pagar sueldos ni tener espacios para organizarse. ¿Creerán acaso que los proyectos sociales los hacen los fantasmas o robots?

Los proyectos sociales exitosos los hacen profesionales de las ciencias sociales: psicólogos, abogados, trabajadores sociales, politólogos, entre otros. Personas que se han preparado para ello. Es justo que ganen un salario digno para ellos y sus familias.

Las necesidades en México son muchas, los recursos pocos y las personas profesionales y experiencia en el desarrollo y evaluación de proyectos son aún menos. Muchas de éstas colaboran en organizaciones de la sociedad civil. Su causa es justa y la mayoría de las veces necesaria para resolver las problemáticas de nuestro País.

Entonces, la próxima vez que te pidan redondear en una tienda de conveniencia o en tu empresa estén apoyando a alguna organización o causa, o simplemente quieras hacer las cosas diferentes, apoya a una organización de la sociedad civil. Si no puedes con dinero, tu tiempo es muy valioso, entregar tus talentos y experiencias al servicio de los demás no hay nada más gratificante. Haz la prueba, no te arrepentirás de ser un #CiudadanodeTiempoCompleto.

@garciacecy_

ceci.garcia@dcamexico.org