Foto: Sandra Gómez
El panista explicó que la descarga de agua pone en duda el ciclo agrícola primavera-verano

Torreón, Coahuila.- El ex coordinador de los diputados federales del PAN, Marcelo Torres, criticó la medida de la Comisión Nacional del Agua, de derivar de nueva cuenta un volumen de 200 metros cúbicos por segundo por el lecho del río Nazas.

Calificó de irresponsables lo que está haciendo la Conagua con los laguneros, poniendo en riesgo a la ciudadanía, al arriesgar su seguridad y economía de aquellos que dependen del riego de sus tierras para su subsistencia.

El panista explicó que la descarga de agua pone en duda el ciclo de riego del próximo año: “es cuestión de observar el comportamiento histórico de las lluvias y del sistema de presas que a estas alturas del año ya captan muy poco líquido”.

Al 1 de octubre la presa Lázaro Cárdenas reportaba dos mil 888.060 millones de metros cúbicos de agua, un 107 por ciento del Nivel de Almacenamiento Máximo Ordinario, cuando la presa puede almacenar hasta tres mil 559,082 millones metros cúbicos. Consideró que en esas condiciones no es necesario derivar agua por el Nazas

Recordó que en noviembre de 1991 y en 1992, la presa estuvo por encima de los 3 mil millones de metros cúbicos sin que pasara nada, porque la presa está hecha para recibir esa cantidad de agua y mil millones más en su almacenamiento máximo extraordinario.

Marcelo Torres insistió en que, con la nueva derivación, el director del organismo está mostrando su incapacidad para manejar el sistema de presas.

Las dos presas tienen todavía espacio para almacenar, en tanto que los pronósticos indican que las lluvias no se prolongarán por mucho tiempo más en el presente año.

Aseveró que van a tirar agua buena para el riego, posiblemente obedeciendo a intereses de grandes productores agropecuarios del sector privado.

El ex vicepresidente de los legisladores en San Lázaro, recalcó el hecho de las casi 15 mil hectáreas de los módulos de riego 7,8 y 9, que ya de por sí están viendo amenazado su futuro, ante la torpeza que de la Conagua al romper el sifón que a traviesa el Nazas, para tratar de salvar el Metroparque construido en el cauce del Nazas.

“Por salvar los juegos, que se supone son desmontables y no corrían grandes riesgos, rompieron el sifón cuya reparación requiere de 50 millones de pesos que no tienen”. 

Con esa medida, en automático ya perjudicaron a los ejidatarios.

Al desperdiciar el agua una vez más, acortarán el tiempo para salvar económicamente a las familias que viven de sus cultivos.

El ex diputado federal agregó que “tal parece que las actuales autoridades de Conagua desconocen el gran esfuerzo de la ingeniería mexicana que permitió entre los años 1974 y 1976 la sobreelevación de la cortina de la presa del Palmito y la construcción de un vertedor controlado por cinco compuertas que tuvo dos objetivos: por un lado, aumentar la regulación del Palmito en época de lluvias y por otro, al finalizar la temporada de lluvias, almacenar la mayor cantidad de agua.

Estamos en la parte final de la temporada de lluvias y esta agua que se va a tirar constituirá una pérdida económica para todo el sector campesino, reclamó.