Con paso firme inició el Grand Slam la menor de las Williams. /EFE
Líder del ranking hace 185 semanas, la estadounidense necesita un piso de semifinales para no ceder la cima. En el debut, tuvo un sólido 6-3 y 6-3 sobre Makarova

Con inédita presión desde que recuperó el N°1 del mundo hace ya 185 semanas, Serena Williams puso en marcha su campaña en el US Open, con un sólido 6-3 y 6-3 ante la ex Top 10 Ekaterina Makarova.

Con Angelique Kerber al acecho tras una temporada que la vio consagrarse en Australia y hacer final en Wimbledon, Serena necesita un mínimo de piso de semifinales para no ceder la cima del ranking. Y si la alemana también accede a las ruedas decisivas, todo se decidirá partido a partido.

La número uno del mundo no mostró su mejor tenis pero impuso su jerarquía para quedarse con la victoria en una hora y dos minutos de juego.

Semifinalista en Flushing Meadows el año pasado, la menor de las hermanas Williams busca sacarse esa frustración, ya que la italiana Roberta Vinci la derrotó cuando iba camino a conseguir el Grand Slam.

En segunda ronda, la N°1 se verá con Vania King. Luego, proyectando el cuadro, Johanna Larsson, Samantha Stosur y Simona Halep podrían escalonarse como potenciales rivales camino a cuartos.

DPA

Es la principal agencia de noticias de Alemania y una de las más importantes del mundo, ofrece noticias diarias en texto, fotografía, video, infografías, aplicaciones para webs y portales móviles.