Foto: Especial
Además, la obsesidad que padece es culpa de las galletas que se come en cada casa que para y hasta podría padecer una enfermedad por culpa de sus renos, afirman especialistas

Las galletas, los regalos y los renos podrían ser los principales responsables de que Santa Claus sufra de obesidad, gota y la enfermedad de Lyme, advirtió el Colegio Real de Médicos Generales de Reino Unido.

De acuerdo con la profesora Helen Stokes-Lampard, directora de dicha asociación, Santa padece de obesidad debido a la falta de ejercicio y a la comida alta en calorías que los niños les dejan en sus casas, como galletas y leche.

Por si fuera poco, podría padecer de alcoholismo y gota debido a que algunos papás, incluso, le dejan vasos con whiskey o cualquier bebida embriagante.

“También hay problemas de sueño, estrés por el trabajo y hasta su salud mental está en riesgo”, dijo la doctora en entrevista con la agencia inglesa Press Association.

Pero eso no es todo, Santa también podría padecer la enfermedad de Lyme debido a los renos. Esta enfermedad se transmite a través de las garrapatas de roedores y ciervos y además de tener síntomas como cansancio y fiebre, podría afectar el sistema nervioso o el corazón.

“Aunque es un ejemplo de la buena conducta y enseña la importancia  de dar en vez de recibir, podría hacer más para impulsar el estilo de vida saludable, algo de lo que jóvenes y adultos podrían tener un beneficio”, dijo la doctora y aseguró que Santa padece ciertas enfermedades mórbidas que podrían debilitarlo. 

¿Las recomendaciones? Caminar en vez de usar el trineo entre entregas de regalos y compartir o decir "no" a la comida que se encuentra en cada parada, dijo la doctora.