Reclusión. El menor se encuentra internado en el Cesame. Archivo
En la última semana la Unidad de Medidas Cautelares contactó a Javier O. quien desde el 11 de mayo se encuentra internado en el área de Paidosiquiatría del Centro Estatal de Salud Mental.

El Estado se encuentra buscando un centro de internamiento para Javier “El Diablo”, un lugar donde tenga acceso a una vida más protegida, libre del acceso de drogas y donde tenga las puertas abiertas a la educación.

En la última semana la Unidad de Medidas Cautelares contactó a Javier O. quien desde el 11 de mayo se encuentra internado en el área de Paidosiquiatría del Centro Estatal de Salud Mental.

El director del Cesame, doctor Mario José definió esta etapa en la vida de Javier como “una gran oportunidad de buscar su reincorporación social”.

Durante dos meses en el centro de salud, entre un psiquiatra, un psicólogo y una trabajadora social se han encargado de preparar a Javier para la vida cotidiana, han trabajado para que el menor respete las reglas y sepa actuar en los límites fundamentales, 

En palabras del doctor Mario: lo han preparado para la vida cotidiana. Buscan que mejore su atención y hacerle conciencia del problema que tuvo: apuñalar 30 veces a su ex novia.

De acuerdo con el doctor Mario, Alicia Hernández, mamá de Javier estaría de acuerdo en el internamiento de su hijo, sabe que se salió de control y el pueblo está resentido con él.

Regresar al antiguo ritmo de vida sería poco recomendable, colocarlo en un lugar con poca estructura y soporte después del homicidio sería catastrófico para su reinserción, detalló el director.

El enclaustro del menor lo ha mantenido alejado de las adicciones de las que era presa desde los 10 años de edad, lo que ha permitido mejorar su conducta.

Una trabajadora social de la Unidad de Medidas Cautelares se entrevistó con el menor, el resultado del expediente fue remitido a la defensoría pública y ésta a su vez lo proporcionó al Ministerio Público. El Estado buscaría un lugar de menores donde pueda seguir siendo supervisado.

El director del Cesame informó que su equipo ha cumplido con el trabajo requerido para elaborar un diagnóstico y recomendaciones para Javier, pero el futuro del menor y el éxito de su reinserción social quedaría en manos de las autoridades.

El menor quien asestó 30 puñaladas a su novia, padece:
> Déficit de atención por hiperactividad.
> Trastornos de conducta oposicionista y desafiante.
> Conducta antisocial.
> Abuso de sustancias múltiples.