La policía recolectó documentos e información del Barcelona, para complementar la investigación contra ex dirigentes del equipo. EFE
La Policía de España irrumpió en las instalaciones del equipo para recabar información y detener a varios individuos ligados a la pasada administración

BARCELONA.- La policía catalana detuvo a varios individuos tras el allanamiento al estadio del Barcelona en una operación para investigar y recabar información que sacude al club a menos de una semana de realizar elecciones presidenciales.

El allanamiento respondió al escándalo conocido como “Barza Gate”, que estalló el año pasado y en el que dirigentes del club fueron acusados de lanzar una campaña de desprestigio a jugadores del equipo en las redes sociales y que eran críticos de la gestión del entonces presidente Josep Maria Bartomeu.

La policía confirmó la detención de varios individuos, pero no las identificó y cuántas permanecen bajo custodia. Las autoridades estuvieron varias horas en la sede del club revisando documentos y cuestionando a los empleados.

El club señaló que “ha ofrecido su plena colaboración a la autoridad judicial y policial para aclarar los hechos objeto de esta investigación”.

Añadió que el caso se refiere “a la contratación de servicios de monitorización de las redes sociales”.

“La información y la documentación requeridas por la policía judicial se han circunscrito, estrictamente, a los hechos relativos a este caso”, dijo el club. “El FC Barcelona expresa su máximo respeto por el procedimiento judicial en curso, y por el principio de presunción de inocencia de las personas afectadas en el marco de estas actuaciones”.

El club no mencionó a Bartomeu, pero medios españoles informaron que él y otros exdirigentes del Barza se encontraban entre los detenidos.

Te puede interesar

Un mensaje de texto enviado a Bartomeu no recibió una respuesta inmediata.

Joan Laporta, uno de los tres candidatos a la presidencia, señaló a Lleida Radio que lo acontecido el lunes es “consecuencia de la mala gestión de la anterior administración”.

También afirmó que la noticia de la supuesta detención de Bartomeu es “impactante” y “no buena” para el club, pero subrayó que el expresidente merecía la “presunción de inocencia”.

Laporta fue el presidente del Barcelona hace una década y, al igual que Bartomeu, afrontó una moción de censura.

Entre los que se asegura han sido detenidos se encuentran el director ejecutivo Óscar Grau y el jefe legal Román Gómez Ponti. Jaume Masferrer, la mano derecha de Bartomeu en el club, también habría sido detenido. Fueron trasladados a una comisaría para ser sometidos a interrogatorio. Medios españoles añadieron que la policía también acudió a la residencia de Bartomeu en busca de pruebas.

Las autoridades judiciales informaron que la orden de allanamiento fue instruida por un juez, pero que los arrestos se cumplieron por determinación de los agentes de policía involucrados. La operación estuvo a cargo de la unidad de delitos financieros de los Mossos d’Esquadra, la policía catalana.

El Barcelona ha negado las acusaciones de que contrató — y se excedió en los pagos — a una compañía para difundir comentarios negativos sobre sus propios jugadores y detractores en las redes sociales, y de paso darle realce a la imagen de sus directivos.

La compañía fue acusada de crear cuentas falsas en las redes sociales para desacreditar a voces opositoras en el seno del club. Algunas de las figuras que fueron blanco de los ataques fueron jugadores como Lionel Messi y Gerard Piqué, al igual que el extécnico Pep Guardiola.

El club difundió posteriormente una auditoría independiente que mostró que no se cometieron delitos.

Bartomeu y los demás integrantes de la junta directiva renunciaron el año pasado en medio de una disputa por el contrato de Messi. El club atraviesa una situación muy convulsa por su crisis institucional y los problemas económicos exacerbados por la pandemia de coronavirus.

El club quedó bajo la administración de una junta gestora tras la salida de Bartomeu.