Atraco. Un plantel de la colonia Ampliación Morelos fue víctima de los delincuentes. / Ulises Martínez
Los delincuentes se llevaron dos computadoras de escritorio así como una impresora, forzando la cerradura de una de las puertas para ingresar al lugar y cometer el ilícito.

A pesar de que ya iniciaron las clases en las escuelas primarias de la ciudad los robos en las mismas no han disminuido, pues el miércoles se reportaron dos robos a diferentes instituciones. 

Uno de los robos fue reportado a las 8:45 de la mañana acudiendo los oficiales a cargo del unidad 12733 a la calle Amatista número 110, en la colonia Miravalle.

En el lugar se entrevistaron con los docentes del colegio Liceo John Harris, quienes les informaron del robo que había sufrido.

Del interior, los delincuentes se llevaron dos computadoras de escritorio así como una impresora, forzando la cerradura de una de las puertas para ingresar al lugar y cometer el ilícito. 

El otro de los robos fue reportado a las 9:30 de la mañana acudiendo uniformados a cargo de la unidad 14166 a la Calle 22 entre la Calle 15 y Calle 17, en la colonia Ampliación Morelos. En el lugar los uniformados tomaron conocimiento del robo en la escuela primaria Niños Héroes, el cual fue reportado por el intendente a los profesores y estos a su vez a las autoridades.

De este plantel los delincuentes se llevaron dos proyectores, un reproductor de discos DVD, y dos micrófonos inalámbricos, material del cual no se conoce el valor y pidieron ayuda a las autoridades.

Personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado acudió a tomar conocimiento de los robos y recabar evidencia para empezar las investigaciones y tratar de dar con él o los responsables.

ROBO A DOMICILIO
Una pantalla de 42 pulgadas fue lo que los delincuentes se llevaron de un domicilio ubicado en la calle del Rosario 127 de la colonia Real de Peña. Autoridades municipales a cargo de la unidad 13768 acudieron a las 5:10 de la tarde al domicilio mencionado donde se reportaba el delito.

En el lugar se entrevistaron con el propietario, quien manifestó que al llegar a su casa vio que se encontraba abierta y al ingresar se llevó la sorpresa. Al revisar dentro de su casa notó que todo estaba regado por todos lados y la televisión que se encontraba en la sala no estaba, por lo que llamó a la Policía.

Agentes de la Procuraduría General de Justicia tomaron conocimiento de los hechos para recabar información y evidencia, y así comenzar las investigaciones para poder dar con él o los responsables.