Al tiempo que escribíamos sobre lo bueno que sería que historias tradicionales como “Quinceañera” se volvieran a hacer, pero basadas en el contexto realista de nuestros tiempos, Televisa anunciaba la “Fábrica de Sueños”.

Este proyecto pretende realizar a manera de miniseries clásicos de la talla de “El Maleficio” (que ya habíamos anticipado se estaba planeando como secuela de este clásico de 1983 ahora producido por Salvador Mejía con Fernando Colunga como un nuevo protagonista y la protagonista femenina de la original, Jacqueline Andere, regresando a su personaje de entonces) y la que ya tiene “luz verde” es el tan manoseado refrito de la inigualable “Cuna de lobos” , de 1986, ahora bajo la batuta de Giselle González, quien no ha bajado la guardia de una exitosa racha de éxitos en el horario estelar de “Las Estrellas” desde el refrito de “Yo no Creo en Los Hombres”, del 2014, hasta las más recientes “La Candidata” y “Caer en Tentación”.

Aún y cuando Giselle González ya tiene casi completo el equipo de producción de la teleserie que se espera que comience a transmitirse a inicios del año próximo, lo que la tiene decidiendo con mayor precisión y cautela es a su elenco, y aunque la primera actriz Diana Bracho ya ha manifestado que prefiere abstenerse a interpretar a una villana icónica como Catalina Creel porque para ella ese personaje es y siempre será el que realizó la desaparecida María Rubio, quien quizás tiene las mayores posibilidades de hacer el protagónico femenino que tuvo la señora Bracho en el clásico de 1986 es Silvia Navarro luego de protagonizar para Giselle González, y con mucho éxito, las mencionadas “La Candidata” y “Caer en Tentación”.

Con ello, interpretar a la Leonora Navarro del nuevo milenio, una joven provinciana inocente y virginal que es embaucada por un junior que busca un heredero a toda costa de su emporio farmacéutico y al arrebatárselo apenas habiéndolo engendrado ahora sí que “saca la casta” para enfrentar a la temible matriarca Catalina Creel, es pasarle a Silvia Navarro la estafeta que ya le dio en el teatro la primera actriz Diana Bracho cuando hace algunos años interpretó en los escenarios teatrales a su madre en el clásico del dramaturgo norteamericano Arthur Miller “Todos eran mis Hijos”.

El rechazo de Diana Bracho a interpretar a Catalina Creel, por tanto, a quien deja como posible candidata para el papel, teniendo el referente de que ya la había personificado en un piloto que no pasó de ello que realizó el también mencionado Salvador Mejía hace algunos años, es a la primera actriz Rebecca Jones, lo cual sería un magistral regreso tanto a Televisa después de protagonizar “Las Malcriadas” para Azteca el año pasado como del cáncer que pudo vencer en meses recientes, y si ya hay también el antecedente de que la señora Jones hizo un trabajo de primer nivel como el que también acostumbra bajo la producción de Giselle González en el 2010 en “Para Volver a Amar” se puede afirmar que se tiene la mesa puesta para lo que puede ser el gran trancazo televisivo del 2019, ¿no cree?

Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com