Apoyos. Los padres de familia, docentes y directivos de escuelas son corresponsables en el regreso seguro a clases. ARCHIVO
Se contará en cada escuela con área de aislamiento para alumnos en caso de que presenten síntomas que puedan dar la sospecha de COVID-19

En el regreso a clases, los padres de familia, docentes y directivos serán corresponsables para evitar la propagación del COVID-19, no habrá actos masivos innecesarios y se han trazado las rutas a seguir en caso de sospecha de contagio y casos positivos, tanto en alumnos como en docentes.

La Secretaría de Educación emitió los protocolos para un regreso seguro a clases presenciales a las escuelas de educación básica, media superior y superior, tanto públicas como privadas.

No obstante el protocolo, la Secretaría de Educación deberá acatar también las disposiciones nuevas que emita el Subcomité Técnico de Salud de cada región.

En el caso de las escuelas públicas, será la autoridad educativa, en educación básica, la que dote de todo lo necesario para la limpieza y desinfección de las aulas, áreas comunes de las escuelas y filtros.

Se contará en cada escuela con área de aislamiento para alumnos en caso de que presenten síntomas que puedan dar la sospecha de COVID-19, se les llamará a los padres para que acudan a recogerlos y en caso de que no lo hagan el caso será turnado a la Pronnif.

Los padres firmarán una carta en la cual se comprometen a revisar a sus hijos antes de ir a clases para saber si no presentan síntomas, además de notificar si han convivido con algún caso positivo de COVID, sin embargo, esto no eximirá al alumno de cumplir con las tareas.

Tanto profesores como padres de familia y directivos colaborarán en un comité que diariamente tendrá diferentes funciones para llevar a cabo los protocolos de sanidad y de comunicación con el Subcomité Técnico Regional de Salud.