Foto: Especial
Solo el 60 por ciento de las estancias infantiles de la ciudad sigue activo

Aproximadamente 40 estancias infantiles de Saltillo que atendían a más de 200 niños hijos de madres trabajadores, cerraron por falta de respaldo de la delegación federal de la Secretaría de Bienestar Social de Coahuila, informó Eugenia Ibarra Esquivel.

La encargada de la Estancia Infantil “Baby Gym”, agregó que la suspensión de las becas por mil 600 pesos mensuales a las madres trabajadores fue porque se detectaron en la coordinación del Programa de Estancias Infantiles —denominada anteriormente delegación federal de Sedesol—, actos de corrupción en el manejo y distribución de los recursos económicos.

“Los actos de corrupción fueron en la dependencia federal, porque era la que manejaba los recursos económicos, y no las estancias infantiles, lo que provocó la suspensión del programa”, explica Ibarra Esquivel.

“Ahora el Gobierno del Estado otorga becas de 300 pesos mensuales a las madres de familia de 5 de las 60 estancias infantiles que aún realizan esfuerzos para seguir atendiendo a los niños que lo requieran en la capital del Estado”, expresó.

Ibarra Esquivel recordó que el Gobierno Federal dio a conocer que las estancias infantiles adscritas a la Secretaría de Bienestar (antes Sedesol) seguirán ofreciendo respaldo a madres y padres a través de una estrategia nacional, atendiendo el principio de interés superior de las niñas y los niños.

Además que para el cumplimiento de dicho objetivo, actualmente se trabaja bajo un esquema coordinado entre las instituciones del sistema de salud, el sistema DIF y los gobiernos locales, pero se dejó de proporcionar los 950 pesos por cada niño que se atienden en las estancias infantiles, quienes además deberían cubrir los gastos de alquiler de los edificios, sueldo de maestras, despensas alimenticias y servicios primarios.

“De ahí que a partir el mes de enero de 2019, se puso en marcha el nuevo programa de entregar, no a la Coordinadora de la Secretaría de Bienestar de Estancias Infantiles, sino directo a las madres trabajadoras, mil 600 pesos bimestrales para que cubran el costo de sus hijos en la instancias.

“Pero las madres de familia que tenían a sus hijos en las estancias infantiles no fueron beneficiadas, y de las 100 guarderías que operaban en Saltillo, prácticamente cerraron unas 40 porque no es costeable seguir operando”, afirmó.