FOTO: INTERNET / Tras 37 años ininterrumpidos, Budweiser decidió que este año no contará con sus clásicos anuncios durante Super Bowl LV.
Tras 37 años ininterrumpidos, Budweiser decidió que este año no contará con sus clásicos anuncios durante Super Bowl LV. En cambio, la marca de cerveza se centrará en promover el conocimiento y los esfuerzos de distribución de las vacunas contra el COVID-19, Pepsi y Coca-Cola también se unirán a esta causa.

Por primera vez en 37 años, Budweiser no emitirá comerciales durante el Super Bowl LV. En cambio, la cervecería utilizará los millones de dólares que gastaban en marketing para apoyar el conocimiento y el acceso a la vacuna contra el COVID-19. De acuerdo con cifras oficiales, hasta el viernes pasado, se habían distribuido aproximadamente 39 millones de dosis y solo se habían administrado 19.1 millones, muy por debajo de los objetivos establecidos por el gobierno de Estados Unidos.

Durante esta semana, Budweiser planea publicar sus clásicos anuncios que combinan caballos y cervezas de manera digital. El anuncio se centra en los estadounidenses resilientes durante la pandemia de coronavirus, incluido un grupo de trabajadores de la salud que fueron los primeros en recibir la vacuna. La actriz Rashida Jones, conocida por sus papeles en "The Office" y "Parks and Recreation", narrará el anuncio.

En cambio, la cervecería utilizará los millones de dólares que gastaban en marketing para apoyar el acceso a la vacuna.

La marca también planea donar un porcentaje de su tiempo en televisión nacional para hablar sobre la importancia de vacunarse a través de la Iniciativa de Educación sobre Vacunas de COVID-19 Collaborative. Budweiser apoyará sus esfuerzos con campañas adicionales durante todo el año.

Alice Sylvester, cofundadora de Sequent Partners, una consultora de análisis de medición de marketing, dijo que Budweiser está llevando el marketing orientado a un propósito al siguiente nivel y se está diferenciando de los anunciantes del Super Bowl cuyos comerciales se emitirán durante el juego. “Habla del impacto de la publicidad del Super Bowl, que se trata tanto de la construcción de marca como de la generación de ingresos a corto plazo”, dijo Sylvester.

Budweiser planea publicar sus clásicos anuncios que combinan caballos y cervezas de manera digital.

Budweiser no es la única marca icónica que se queda fuera del juego. Pepsi y Coca-Cola han dicho que no emitirán anuncios en el juego de sus refrescos homónimos. En cambio, Pepsi se está enfocando en su patrocinio del espectáculo de medio tiempo, protagonizado por The Weeknd.

Mientras que Coca-Cola, dijo que ha optado por centrarse en "invertir en los recursos adecuados". La pandemia ha afectado el negocio del gigante de las bebidas, de hecho sus ingresos cayeron un 13% durante los primeros nueve meses de 2020, por lo que anunciarse ahora sería todo un lujo para la marca.

Recordemos que el Super Bowl del año pasado atrajo a unos 100 millones de espectadores, pero atraerlos viene con un alto precio para los anunciantes. Un comercial de 30 segundos durante el partido de fútbol costará a las empresas alrededor de 5.5 millones este año, un poco menos que la tasa de 2020 de 5.6 millones.