Oficios. A diario, decenas de personas acuden a la Plaza de la Madre en busca de trabajo. Foto: FRANCISCO MUÑIZ
Nadie contrata a albañiles, plomeros y fontaneros que día a día salen en busca del sustento de sus familias

Durante los ocho meses de la contingencia sanitaria por el coronavirus, son cada vez menos las oportunidades de empleo que los albañiles y plomeros que día a día acuden a la Plaza de la Madre, ubicada en el centro de Saltillo.

En el lugar, desde hace décadas se pueden encontrar servicios de albañilería, carpintería, plomería, jardineros y demás.

En los dos últimos meses con la crisis económica y las bajas tarifas que los clientes están dispuestos a pagar por su trabajo, la oportunidad de ganarse un ingreso ocasional cada vez es menor, asegura el señor José Luis Cordero, quien lleva más de 20 años ofreciendo sus servicios de albañilería en este lugar.

El sexagenario cometa que el trabajo escasea y las tarifas que quienes los contratan son cada vez más bajas, por eso en ocasiones prefieren rechazar las ofertas para realizar alguna obra, cargar material o de jardinería.

“La gente cada vez quiere pagar menos; hace rato vinieron unas personas de Ramos Arizpe, querían que fuéramos a echar un vaciado, sacar escombro y limpiar en una construcción y nada más nos ofrecían 200 pesos, con eso no nos alcanzaba ni para el transporte de regreso desde allá”, relata.

Los días en que no logran obtener algún trabajo y deben llevar comida a casa, acuden al comedor del Club Rotario que los martes y viernes da comida a quienes lo necesitan en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús.

“Así como ellos, había un señor gringo que venía seguido a traemos un lonche y en estos días que ha hecho frío las unidades de la Policía de Saltillo también vienen a traernos café en las mañanas que pega más el frío”, dice.

En este lugar hay cerca de 40 personas que desde las 08:00 horas y hasta pasado el mediodía permanecen a la espera de algún trabajo ocasional para llevar el sustento a sus familias, todos ellos en su mayoría son adultos de la tercera edad, desempleados y sin alguna pensión.

ENTÉRESE

Desde hace décadas, en la Plaza de la Madre se instalan quienes ofrecen servicios de albañilería, fontanería, carpintería o plomería.

Son al menos 40 personas las que ofrecen sus servicios.

La mayoría son personas de la tercera edad.