Foto: Twitter
Se dijo que los criterios para aplicar y extender el cierre de la movilidad en la frontera son con base en los niveles de contagios

Piedras Negras, Coah.– Debido al creciente número de contagios por COVID-19, el gobierno de Estados Unidos y México ha decidido prolongar el cierre de las fronteras por un tiempo que aun no se determina, expresó Edgar Ramírez, Agregado del Departamento de Seguridad de la Embajada Estados Unidos en México.

Y es que, en la frontera estadounidense, en lo que va del mes, se han incrementado el número de contagios de coronavirus, una cifra sumamente alta, lo mismo en estados fronterizos como Coahuila, la autoridad federal lo ha declarado en semáforo rojo.

"No hemos podido eliminar las restricciones de cruce terrestre en la frontera con México y, por ende, nos vimos en la necesidad de extenderlas hasta el 21 de febrero", aseguró el diplomático.

Destacó que los criterios para aplicar y extender el cierre de la movilidad en la frontera son con base en los niveles de contagios.

Reconoció que, aunque la vacuna influirá para que en los siguientes meses se pueda abrir el cruce para los residentes fronterizos del lado mexicano, aun no hay fecha, por lo que cada mes se analizan las tendencias en el número de personas infectadas.

"La intención no es tenerlas en pie indefinidamente, y por ello es por lo que se toman decisiones cada 30 días", subrayó.

El agregado de la embajada de Estados Unidos en México precisó que, si bien es cierto que se ha afectado la vida cotidiana impactando en la economía local, han considerado diferentes posibilidades para poderlas relajar o quizás eliminar.

Sin embargo, no se han dado tales condiciones, por lo que se espera que en los próximos meses se pueda cambiar esta dinámica y regresar algo de normalidad en la vida fronteriza.

Den lo que respecta a la migración irregular, aseveró que son demasiados los retos que existen en la actualidad, en especial bajo el COVID 19, por lo que resulta ineficiente invertir tiempo, dinero y sacrificar la salud para un proceso que muy difícilmente les va a permitir llegar a Estados Unidos, porque la probabilidad de que sean detenidos y regresados a su país es muy alta.