Como lo anticipamos la columna pasada, con el recorte de “La Piloto” Televisa optó por estrenar en su lugar una miniserie hecha al vapor producida por Rubén Galindo titulada “Sin Miedo a la Verdad”.

La historia de un “vengador anónimo” interpretado por el joven actor Alex Perea (“La Doble Vida de Estela Carrillo”) al que van ligado con varias tramas “de actualidad” tuvo en su capítulo inicial según su mismo productor uno de los mejores estrenos a nivel rating de los últimos años en el horario estelar del ahora denominado canal “Las Estrellas” propiciando que el mismo Rubén Galindo hiciera comentarios pretenciosos en relación a la serie diciendo que era un equivalente en el entorno mexicano a una “Mr. Robot” sobre un hacker que también la hace como una especie de Robin Hood que ataca a los grandes corporativos en pos del bien común que interpreta el actor Rami Malek, próximo a ser visto como Freddie Mercury, cantante de Queen, en la esperada biopic “Rapsodia Bohemia”.

Ajá. No es sorpresa que a Galindo le hayan asignado un proyecto así de precipitado teniendo como antecedente el éxito de público que tuvo el año pasado en el mismo horario con la bioserie que produjo en conjunción con su primo, el trágicamente desaparecido Santiago Galindo, sobre la cantante Lupita D´Alessio titulada “Hoy Voy a Cambiar” pero quienes tenemos memoria si bien lo que más atrajo a los grandes públicos fue presentar los excesos de todo tipo de la también actriz  que la llevaron finalmente a abrazar el cristianismo aunque con buenos actores tanto jóvenes como más veteranos con una calidad de producción sobre todo de época que daba pena ajena entre pelucas y vestuarios hasta utilería y continuidad que provocaban la confusión del espectador al quitarle la ilusión sobre todo del pasado.

“Sin Miedo a la Verdad”, siendo una historia actual, no tendría que sufrir de esos defectos “de fabricación” de no ser porque debido a la profesión del mencionado “Robin Hood” mexicano como el “Mr. Robot” al que hizo referencia su productor de entrada tiene que estar al día con las computadoras que usa …pero la pena ajena que da es que dichos aparatos que casi cambian día con día son presentados como monitores de computadoras de los 90 con las que ni los más chavos se identifican por lo mismo y tal y como sucediera con “Hoy Voy a Cambiar” el gancho principal para las audiencias es el morbo del sensacionalismo de los temas que manejan … y vaya que en lo personal nos sentimos muy afectados como medio con el capítulo del martes titulado “Secuestro de un Periodista”.

Y es que desde que comenzamos a escribir esta columna hace más de dos décadas, si bien aplaudimos los esfuerzos de telenovelas transgresoras de temas políticos o sexuales de la segunda década de los 90 como las que produjo Argos con la entonces TV Azteca como “Nada Personal”; “Mirada de Mujer” o “La Vida en el Espejo”, con el paso de los años los contenidos arriesgados han habido televisoras irresponsables como ahora lo está haciendo Televisa que con la desesperación por la obtención de rating en lugar de optar por contenidos, si bien arriesgados pero aptos para el debate y la reflexión, se han inclinado por mostrar escenas de sexo y drogas subidas de tono pero también violencia y sangre a la mayor provocación como si con la realidad que nos rodea actualmente no fuera suficiente. Tache.
Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com